9 may. 2010

Frikadas pervertidas.

Adoro a las pelirrojas, me chiflan.

Recuerdo una partida de D&D en casa de L, con Panzer, Pablo, Sergio y L como jugadores, Pelethor como su deidad (eran caóticos malvados... muahahaha) y yo, John Salvatore, como master.
En la primera ciudad la liaron buena, acabaron con una horda de kóbolds ellos solitos, y les robaron la chatarra a los herreros mientras que L (un elfo silvano explorador) entretenia a los guardias y a la gente con sus historias eróticas sobre "la putita de los bosques". Imaginaos un semiorco, de 3 metracos de alto, y 2 de ancho, cogiendo los carros de metal de los herreros, cargando hasta el caballo, y corriendo con ellos hasta la otra punta de la ciudad donde estaba Wilus, el maestro herrero que les forjará un hachaca brutalisima para Panzer.

Buah, fue bestial. Casi se cargan la mazmorra del principio entera.

Pero a lo que iba, la cosa es que ultimamente me doy cuenta de que las pelirrojas, estan muchisimo mas buenas que el resto de las féminas, y... y que se le va a hacer, me gustan las mutaciones.

Bueno, hasta aqui la entrada chorra de hoy. Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Oh, cuanta gente se pasa por aquí.