29 feb. 2012

Vida social o Internet, he ahí la cuestión.

La sociedad actual es un asco. Es un puñetero asco.

Como muchos otros residentes en las ciudades, yo vengo de un pueblo. De un bonito pueblo (si, he dicho bonito), perdido entre montañas, aquel llamado Níjar. Es un pueblo bonito a nivel de conjunto de estructuras donde residen personas, personas que a veces son buenas, a veces son odiables, a veces son simpáticas, a veces son gilipollas, a veces son trabajadoras, a veces son canis. Solo le echo en falta un local donde uno pueda salir a escuchar metal mientras se bebe unas cervezas y lo pasa bien con los amigos. ¿He dicho amigos? Sobre eso hablaré un poco más adelante.

A nivel de conjunto de personas que conviven en una zona territorial, es un asco. Solo hay canis, gente imbécil (de mi generación hacia abajo, aunque algunos se salvan), y más canis. Ah, y pijos. Y proyectos de cani. Y proyectos de pijo.

Normalmente, hasta hace más bien poco, esperaba ansioso cada viernes tarde para volver al pueblo, para llegar a mi cueva, colocar mi ordenador, meterme ahí dentro y no salir hasta que viniesen a buscarme para salir por ahí a echar unas cervezas. Eramos felices, pero hasta hace poco. Entonces, hace cosa de 1 mes, pasó algo: un nuevo miembro de nuestro selecto grupo de... no se como llamarlo, ¿de chavales jóvenes que salen a por unas litronas y se van a un lugar apartado de la sociedad para beber, charlar, pasar frío y estar con otros amigos/conocidos? Aunque bueno, esas salidas solían ser más bien los sábados, mientras que yo me quedaba los viernes jugando al WoW.

Ese cuarto miembro es una chica. ¡UNA CHICA! ¡UNA JODIDA CHICA! ¡Y ENCIMA ESTÁ BUENA! Físicamente hablando, personalmente, no me llama mucho más allá de eso. Supongo que será eso lo que causa la discordia. La llama que prende la mecha.

Ya hacía un par de semanas que llegaba allí y me sentía incómodo saliendo con ellos, aunque ellos me obligaban a salir, por motivos que desconozco. Me limitaba a beberme mi litro pensando en mis cosas, haciendo el imbécil para no aparentar que no me encontraba cómodo, y pensando "Me paso toda la semana queriendo volver a verlos, para esto.".

Entonces me di cuenta: primero me dejaban tirado por la pareja, comprensible en una mente masculina, hasta yo lo he hecho alguna vez, he de admitir, y luego me dejaban tirado porque tienen posibilidad de CAMBIAR esa pareja. Pero, eso solo uno de los dos.

El sábado, El Jefe y otro colega (en quien puedo confiar por suerte, aún), vinieron a Almería y me los llevé al Metalmorfosis por la tarde, cuando no había ni dios, pero da igual, porque la combinación de música y cerveza siempre es atractiva. ¿Reacción? El Jefe se esperaba algo más... tipo el discopub de Níjar. Fue una decepción muy grande para el, imagino. Entre eso, y lo ocurrido en un par de semanas atrás... tengo bastante claro que el vivir en un entorno así, está afectando gravemente a dos mentes que antes solo podían pensar en WoW, Magic, rol, salir, divertirnos, y pasarlo bien siendo freaks: se estaban convirtiendo en pseudocanis y/o pseudopijos.

Eso si que fue una decepción muy grande para mi. Eran más que colegas para mi, y si yo salía por allí era solamente por ellos. Este domingo, con el puente, salimos y acabé elegiendo entre acabar como sujetavelas por un lado, o estar rodeado de gente con la que no tengo en común y con la que detesto relacionarme. ¿Conclusión? Siempre será así mientras ellos puedan, así que, es hora de quedarme unido de nuevo a Alexstrasza (así he bautizado ahora a mi portátil, en honor a mi amada), jugando al WoW, viendo películas o series, o trabajando en mi nuevo proyecto de blog.

Nótese mi odio social.

12 feb. 2012

Brothers in arms.

Un título en inglés que siempre queda pro.

Esta es una entrada en la que voy a hablar sobre alguien... alguien que pocos saben lo admirado que es para mi, lo grande que es, y el respeto que merece. Hablo de Paco, mi hermano de trinchera.

Para empezar, Paco es mucho más que un amigo para mi. Dicho así podría decir que es como un hermano, pero no, incluso más. Es un hermano de trinchera, alguien con quien he luchado, codo con codo.

Para empezar, hace como 1 año, Paco y yo fundamos un grupo de airsoft, el Exterminadores Airsoft.

Luchamos juntos durante largo tiempo, en cualquier campo de batalla que se nos puso delante. Pero, no solo en esos terrenos, tambien estuvimos juntos siempre ante cualquier adversidad, desde que le conocí allá por Octubre de 2010. Es un sentimiento difícil de expresar, es algo que solo puedes comprender cuando has vivido algo así.

Cuando tuve un problema, Paco estuvo ahí. Cuando Paco tuvo un problema, yo estuve ahí. Siempre. Sobra decir, que fue Paco quien me ayudó a no matar a la rata en su momento, cosa que ella dudo que le haya agradecido nunca, es así de bitch.

Le hice una promesa: siempre que me necesite, estaré ahí para ayudarle. Una promesa que solo sobre mi cadáver será rota.

Actualmente, doy a Paco por desaparecido, no se nada de el desde hace meses y me dan miedo los rumores que hay sobre su paradero... Por eso, esta entrada va por ti, Paco, estés donde estés.

5 feb. 2012

Actualización

Paula, para que no te quejes, te actualizo esto.

Oh, cuanta gente se pasa por aquí.