10 ago. 2012

¿Cuáles son los límites del ser humano?

Sin ánimo de crear una polémica contra Torbe, pero... ¿de qué vas tío? 

Hace algo menos de una hora, estaba yo haciendo un descanso entre sesión y sesión de ACII, comentando cosas sobre el juego, impresiones, problemas encontrados, polladas varias y las tetas de Silvia, a través de Twitter, cuando, hasta mi timeline llegó algo... digamos interesante. Era un comentario de Torbe en una Twitcam (ese servicio tan... ¿chachitástico? por el cual, puedes emitir en directo con tu webcam, a través de Twitter).

Dicha TC, era de unas chavalas, aparentemente vascas, de buen ver y unos aparentados 20 años. Dicho sea de paso, un polvazo tenían las mozas. Me entra la curiosidad e inspecciono a las chicas... Nacidas en el 96, ergo, unos 15-16 años de edad. Maaalo asunto.

Nuestro simpático amigo Torbe, las piropeaba, a sabiendas de su edad, y les soltaba comentarios pervertidos. Estoy bastante seguro de que ambas chicas no son vírgenes ni inocentes, e incluso me atrevería a decir que han probado tantas pollas como chicas han pasado por la cama de Torbe, hablando mal y pronto. Me ha resultado curioso en especial un comentario del señor T... un comentario en el que les ofrecía un contrato para hacer porno con ellas dentro de 3 años cuando alcanzasen la mayoría de edad, cosa que ellas rieron y aceptaron. Muy posiblemente, estuviesen bromeando, mas, ¿no es acaso un delito la perversión de menores?

Este hecho de necesidad ha provocado que perdiese el respeto que tenía hacia la figura de Ignacio Allende Fernández, aka Torbe, que a sus 43 años... bueno.

El caso es, y a lo que vengo a hablar hoy, ¿donde están los límites del ser humano, cuando un señor de respetable edad pretende recurrir a jóvenes pseudoinocentes para calmar sus deseos sexuales? Apostaría a que incluso se la pela pensando en ambas chicas.

¿Dinero? ¿Fama? ¿Eso es acaso lo que vale la dignidad humana? ¿Lujuria? Ya tenía de por si poca fe en el ser humano, pero estos hechos, me hacen perder la poca que me quedaba. ¿Cuáles son nuestros límites? ¿Hasta donde somos capaces de llegar con tal de satisfacer deseos primarios?

Pensadlo vosotros mismos, damas y caballeros.

3 comentarios:

Haru dijo...

Bueno... en terreno fanganoso nos estamos metiendo.
Para nada veo mal lo de Torbe, están buenas y lo usan para llamar la atención, y él no es más que un pervertido que tiene una página porno asquerosa. No es un hombre que merezca la pena ni que sea digno de respetar, pero es un empresario como otro cualquiera. Y si ellas aceptan pues que ahí se quede, en unas actrices porno más y punto. Seguro que Torbe no las buscaría si no fuera porque son más putas que las gallinas.

Juanjo Ironforge dijo...

Bienvenida seas Darky.

Haru dijo...

Yo te leo siempre, tontaco

Oh, cuanta gente se pasa por aquí.