25 dic. 2011

Navidad. Horrible Navidad.

No soporto estas entrañables fechas.

Bien, empezaré por el principio...

Todos los años, por estas fechas, la gente normal cena con sus familias. Tiran la casa por la ventana entre ropajes, alimentos, bebida, y motivos para presumir ante los demás familiares y quedar como "la élite de la familia". Luego están las típicas preguntas de los abuelos/tios acerca de tu vida sentimental y/o vida sexual, y esas cosas. En fin, eso es en las familias normales.

En mi familia, es algo bastante parecido, solo que le sumamos el "¡Vamos a insultar a Juanjo por ser diferente!". Empiezan cuestionando mi imagen, diciendo que si el pelo largo me hace parecer una chica, que si me lo corte ya, que si esto, lo otro... y todos apoyan la moción cuando se trata de ofenderme.
Suelen continuar con "¿Qué haces bebiendo cerveza? Será sin alcohol, ¿no?" y da igual que sea mejor bebedor incluso que ellos, y da igual que a mi hermana y mi prima con 16 años les daban Lambrusco y sidra sin decir ni media palabra.

A lo anterior le añadimos el "Cúchalo que flipao el niño con una cerveza en la mano", por parte de mis primas o hermana. Total, que paso toda la cena intentando parecer invisible.

Llega la hora de los cubatas para bajar la comida. Y empiezan las charlas de política. Charlas, en las que si un servidor interviene para integrarse, u opina para dar a entender un interés en el mundo político, ridiculizan mis palabras y acompañan sus burlas de un simpático "Tu es que de política no entiendes.". Juraría que no entienden ellos, que no hacen mas que soltar barbaridades, criticando al partido que se encuentre al mando, y alabando al partido de la principal oposición: si es el PP, alaban al PSOE, si es el PSOE, al PP. Claro, que yo no puedo hablar en ese tema, porque "no entiendo de política", cuando estoy mucho más informado que ellos del tema.

Acaba alguno cabreandose, y yéndose a casa. Normalmente, suelo ser yo, o al menos lo intento pero mi madre no suele dejarme. Awwww... mi madre. Ese ser que me llevó 9 meses en su interior y que se alegró tantísimo de darme a luz en el glorioso año 93.

Mi madre nunca me defiende cuando empiezan a ponerme verde, o a decir que parezco una chica con el pelo largo. Que va, ella se limita a decir "Pues dejadlo que haga lo que quiera" y a reirse de los chistes malos que hacen sobre mi persona. Mi padre directamente ignora todo.

Cuando parece que ya no puedo estar peor, y encima ahí tragando, porque no puedo irme a casa, están mis primos pequeños. Que cruz de críos. No me dejan en paz. Me siento en el sofá, y saltan sobre mi, intentan robarme las gafas casi sacandome los ojos con sus minidedos de afiladas minigarras en lugar de uñas, me muerden, me estresan, me agobian... y no puedo hacer nada, porque toooodos salen en su defensa cuando les levanto la voz y/o la mano para que me dejen en paz. Entonces yo me convierto en el asesino mas cruel de la historia, que mataba niños atandolos a un precipicio y lanzandoles un FUS RO DAH, y empieza la charla de mi abuela, de mis tías y de mi madre, mientras mis primas ya se han ido a ponerse como cubas y a follarse a cualquiera, mis tios y mi padre discuten de política sin dejarme opinar. La charla consiste en decirme que los deje en paz, que son críos pequeños, que no saben lo que hacen, etc. Osease, que pueden mutilarme, devorarme cual caníbales, sacarme los ojos, romperme las gafas y hacer que me vuelva loco, que no lo hacen con mala intención y los tengo que dejar hacerlo.

Así son las cenas familiares de Nochebuena en mi familia. Las sobras suelen ser devoradas al día siguiente en Navidad, pero estos eventos suelen ser más tranquilos porque los críos estan off, y ya no les quedan motivos originales para insultarme.

Desde siempre, he querido librarme. Y siempre acabo yendo por obligación, porque mi madre me lo pide, porque a mi abuelo le hace ilusión vernos a todos juntos. Que ese es otro, mi abuelo es el único que me defiende como es debido y que me anima hablandome de cosas que no son política, y que nos interesan a ambos, como sus historias de la posguerra y de la Guerra del Sahara.

Luego mi madre se pregunta por qué siempre quiero quedarme en casa. Se atreve a preguntarmelo todos los años. Y todos los años, finge que le he dicho que voy a ir y que me hace mucha ilusión. Pero este año, 2011, POR FIN HE CUMPLIDO MI SUEÑO Y ME HE QUEDADO EN CASA. POR FIN ME HE LIBRADO DE ESA PANDA DE SALVAJES. POR FIN HE TENIDO UNA NOCHEBUENA FELIZ. En casa.

4 comentarios:

Lilith E.M. Bathory dijo...

Pobrecico J =( solo te escribía para que veas que leo tu blog de vez en cuando jaja pasa una feliz navidad si es que puedes con tus primos los trogloditas xD un besazo enorme!
Z.

María dijo...

Enfin, Juan... te conpadezco.

MeaL dijo...

Joder, no soporto eso. A mí me sudaría el coño y me cagaría en sus caras y les mandaría a la mierda a todos. Por suerte mi familia se pasa las fiestas por el ano y yo estoy tan ricamente comiendo pizza viendo algo en el PC =3.

Yre13nne dijo...

Hmm... Al menos tu puedes escapar de tu familia...

Oh, cuanta gente se pasa por aquí.